By Giannina Della Rocca
Apr 23, 2017

Cómo el Escultismo Motivó a mi Familia a Volver a la Iglesia.

Durante mi niñez siempre tuve dudas y preguntas acerca del evangelio, crecí con el testimonio de mi familia, mis abuelos y el de mi madre. Mis padres se divorciaron cuando yo era muy pequeña y mi padre nunca fue activo en el evangelio.

Cuando me casé, por casi nueve años estuve menos activa en la iglesia. Pensaba que no tenía un testimonio y que no había motivos suficientes para ir a la iglesia cada domingo. Mi madre sufría mucho al ver que no tenía ese interés y aún más porque mis hermanos mayores estaban retirados del evangelio por años. Pero ella siempre oró y asistió al templo pidiendo por mí y mis hermanos.

Un día mi mama me invito a una actividad en la iglesia, en la cual asistí con mi hijo, Domenick,  de casi nueve años junto con mi esposo. Afuera de la capilla se encontraba un grupo de Cub Scouts reunidos para asistir a una actividad de servicio. Domenick los vio con sus uniformes completos (pantalón y camisa azul con sus respectivas pañoletas de colores amarillas, azules y cuadradas como entre rojo y amarillo) y volteo a verme y me dijo, “Mama, yo quiero ser un Scout, quiero usar ese uniforme.” Él le pregunto a mi esposo si lo podía llevar a los Scouts. En ese momento reflexione, que yo habiendo crecido en el evangelio y con los grandes ejemplos de mis abuelos junto con el de mi madre; ¿cómo iba a dejar que mi niño no tuviera esas mismas bendiciones que brinda y ofrece el evangelio junto con los programas de los Scouts?

Quien me podía garantizar que mi hijo, iba a tener la fortaleza suficiente para sobre llevar sus propias pruebas o desafíos, en especial sin ninguna base espiritual. Me di cuenta que tenía que regresar a la iglesia y que ese era mi lugar y también el de mi familia. Decidí reactivarme en el evangelio desde ese momento.

Domenick

Todo iba tan bien hasta que Domenick paso por un desafío muy fuerte. A su temprana edad, al comienzo de su adolescencia, sufrió de bullying. Para él fue tan difícil que llego a pensar en el suicidio. Cuando sentí que algo le estaba pasando y posteriormente él me lo confirmo, me sentí devastada. Decidí acercarme más a mi hijo y buscar ayuda al igual que buscar cosas que lo motivaran a seguir a delante. Una de ellas fue el programa de los Scout. El programa fue como un salvavidas para mi hijo, en verdad lo rescato. A medida que asistía a las reuniones Scout, vi como los principios del programa ayudaron a mi hijo a desarrollar la seguridad en el mismo, formar un carácter y sobre todo a desenvolver su personalidad.

Un año después me extendieron un llamamiento en los Boy Scouts como miembro de comité en la Tropa y en el Varsity Team. Durante mi primer año sirviendo en mi llamamiento. Mi Hermana paso por una prueba muy difícil. Su esposo falleció, estando ella embarazada con gemelas. Ella y yo siempre hemos sido muy cercanas y en ese momento ella ocupaba el 110% de mi apoyo.

Meses después unos amigos de mi barrio, los Mijares, me invitaron a Wood Badge. En ese momento dije sí, sin pensarlo. Pero después como se iba acercando la fecha para el entrenamiento, lo pensé y dije no, no puedo ir. Me preguntaba, ¿cómo voy a dejar a mi hermana embarazada con mi sobrina de 4 años sola? ¿Y aparte pedirle que si me cuidaba a mis tres hijos?  – mientras mi esposo estaba en el trabajo.

Un día antes les comenté a mi hermana y a mi esposo que no iba a ir. Les explique que una semana es mucho tiempo. Además, mi hermana no estaba en condiciones de hacer mucho con su embarazo de alto riesgo. No me di cuenta que Domenick mayor me estaba escuchando (ese mismo niño que quería ser un scout). Al otro día seguí con mis dudas y mi hijo se acercó a mí y me dijo, “Mama cierra los ojos y ve a ese entrenamiento, nosotros vamos a estar bien.” Me asombre de la fe y seguridad de mi hijo. Al igual, fueron casi las mismas palabras que me dijo mi esposo y mi hermana. Esa hermana que, a pesar de tener su corazón quebrantado, mostraba tanta fortaleza y seguridad en sus palabras. Por lo tanto, decidí ir.

Gracias al entusiasmo y motivación de los hermanos Mijares, mi hermana, mi esposo y mi hijo pude asistir a ese gran entrenamiento de Wood Badge. Nunca me imaginé que cambiaría mi vida. En el día de las presentaciones como patrullas, sentí la influencia enorme del Espíritu y descubrí que yo tenía un testimonio, “que el evangelio es verdadero”. Pude obtener una conversión total en el evangelio por medio del escultismo. Además, pude modificar ciertas cosas en mi vida cotidiana.

Y ahora estoy tan cerca de terminar mi ticket de Wood Badge y de comenzar con el proyecto más importante de mi vida. Mi ticket espiritual, el de “tener una familia eterna”.

In English

 

Author: Giannina Della Rocca | Timpanogos District Staff, Utah National Parks Council

Print Friendly

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *